15 julio 2024

España Lidera en Acuerdos de Compra y Venta de Energía Corporativa

España se ha consolidado como una de las principales economías mundiales en acuerdos de compra y venta de energía para empresas, situándose en el segundo lugar a nivel global. Este logro refleja el compromiso del país con la transición energética y la adopción de fuentes renovables.

El mercado de acuerdos de compra de energía (PPA, por sus siglas en inglés) en España ha experimentado un crecimiento significativo, impulsado por los altos precios de la energía y las nuevas ambiciones corporativas. Sin embargo, este crecimiento enfrenta desafíos debido a retrasos en la cadena de suministro y dificultades en la obtención de permisos y conexiones a la red. Estos obstáculos han generado una escasez de proyectos listos para construir, lo que ha incrementado los costos de los PPA.

La tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del mercado energético español se espera que aumente más del 6% entre 2020 y 2026. La crisis energética, exacerbada por la guerra en Ucrania y las interrupciones en el suministro, ha acelerado la transición hacia la autosuficiencia energética y la descarbonización de la economía.

España ha reducido significativamente su dependencia de los hidrocarburos rusos, contribuyendo a la diversificación energética en Europa. La desmantelación de plantas de carbón y su sustitución por gas, junto con la energía nuclear y renovable, son parte de las estrategias del país para mitigar los riesgos climáticos y geopolíticos.

El gobierno español ha identificado una necesidad de inversión de 241.4 mil millones de euros hasta 2030 para alcanzar sus objetivos climáticos a medio plazo. Los fondos de la Next Generation EU (NGEU) aportarán inversiones adicionales, especialmente en el desarrollo del hidrógeno verde, clave para los planes de descarbonización de España.

Las empresas de energía renovable españolas están activas a nivel mundial, y existen oportunidades para que las empresas estadounidenses se asocien con compañías españolas en proyectos en Europa, América Latina, Oriente Medio y África. Estas colaboraciones serán cruciales para capturar cuota de mercado e inyectar capital y tecnología avanzada en estas regiones.

En resumen, España se destaca como un líder en acuerdos de compra y venta de energía corporativa, impulsando la transición energética y ofreciendo oportunidades significativas para la inversión y la colaboración internacional.