15 julio 2024

Lidl elimina el limpiador de vehículos Robbyrob debido a su apariencia confusa de refresco

El Ministerio de Consumo en España ha confirmado hoy que la cadena de supermercados Lidl ha retirado de sus estantes el limpiador y protector de pintura de coche marca Robbyrob. Esta medida se ha tomado debido a que el producto inducía a confusión, ya que su apariencia se asemejaba a la de un refresco y su etiqueta estaba escrita en alemán.

Según un comunicado de la asociación de consumidores Facua, respaldado por el Ministerio de Consumo, Lidl informó a los consumidores a través de su sitio web el 14 de julio pasado acerca de la retirada del producto de sus tiendas. La cadena también ofreció a los clientes la posibilidad de devolver el producto y recibir un reembolso completo.

Facua presentó una denuncia el mes pasado contra el fabricante del producto, Walter Schmidt, ante la Dirección General de Consumo y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) del Ministerio de Consumo. La denuncia se basó en que la empresa comercializaba el producto en España con un formato que resultaba engañoso.

El limpiador, que estaba disponible en todos los establecimientos Lidl de España, se presentaba en un envase de un litro con un tapón rojo y una botella transparente que permitía ver el líquido de color naranja que contenía en su interior, según lo explicado por Facua.

«Además, el producto se promocionaba como ‘con fragancia a albaricoque’, lo que podía llevar a pensar, especialmente a los niños, que era una bebida», señala Facua en su comunicado.

La etiqueta del producto estaba escrita en inglés y alemán, lo que dificultaba aún más que los consumidores comprendieran su naturaleza y propósito.

Por lo tanto, la asociación de consumidores solicitó a la Dirección General de Consumo que iniciara un proceso sancionador contra la empresa Walter Schmidt por haber infringido la normativa vigente relacionada con la comercialización de detergentes y limpiadores. Esta medida busca proteger a los consumidores y evitar que productos confusos o engañosos lleguen al mercado español.