Imagen de archivo de una persecución de la Guardia Civil. Foto: Guardia Civil.

Un amigo suyo tenía que salir de permiso de la cárcel de Aranjuez y la Guardia Civil sabía que él iría a recogerlo. Apostados en las inmediaciones, los agentes intentaron dar el alto al delincuente cuando inició una peligrosa fuga en coche. Tras varios minutos de persecución, en la que este miembro de un grupo criminal puso en riesgo la seguridad del tráfico, consiguieron detenerle, detallan a El Periódico de Aranjuez fuentes del Instituto Armado.

Estos hechos se produjeron en el marco de la ‘Operación Taes’, mediante la cual la Guardia Civil ha esclarecido 38 delitos y ha detenido a ocho personas. Los acusados son cinco polacos y tres españoles, entre los que se encuentra el detenido en Aranjuez. Se les acusa de sustracción de vehículos, atraco a entidades bancarias, robos en viviendas y establecimientos, pertenencia a grupo criminal, delitos contra la seguridad vial, robo con violencia e intimidación y tráfico de drogas.

Robo de bancos, coches, comercios y viviendas

La investigación comenzó a principios de año en la comarca manchega de Torrijos donde comenzaron a sustraerse vehículos al tiempo que aparecían otros robados en Madrid. Todos era de la misma marca y modelo y la Guardia Civil inició sus pesquisas.

De forma paralela, también se produjeron robos en tiendas de telefonía, un estanco, una tienda de ropa y cuatro asaltos a entidades bancarias en la zona. En el caso de los bancos, los cacos destrozaban la puerta de entrada golpeándola con tapas de alcantarilla que cogían en la vía pública.

Además de estos delitos, los agentes pudieron confirmar, que esta banda criminal también se dedicaba al tráfico de drogas y al robo en viviendas. Sus miembros, residían en localidades de Madrid y Toledo.

Detenciones y emplazamiento de los delitos

La Guardia Civil ha informado que las detenciones se han realizado en las localidades madrileñas de Aranjuez y Navalcarnero y en las toledanas de El Casar de Escalona, Torrijos y Gerindote.

Los delitos de la banda fueron perpetrados en las localidades toledanas de Gerindote, Torrijos, El Casar de Escalona, Cebolla, Almorox, Carpio de Tajo, Fuensalida, La Mata, Santa Olalla, La Puebla de Montalbán, Hormigos, Escalona, Gálvez, Bargas, Polán y Toledo y en las madrileñas de Navalcarnero y Aranjuez. En el caso de Aranjuez, el hecho imputable es concretamente un delito contra la seguridad vial, sucedido durante el transcurso de la detención de uno de los miembros españoles del clan criminal.

Los detenidos son siete adultos (5 hombres y 2 mujeres) y un menor. La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a los mayores de edad en los correspondientes Juzgados de Instrucción de Guardia y estos dictaminaron el ingreso en prisión para dos de ellos.

El menor, ha pasado al cargo de la Fiscalía, que ha ordenado su internamiento en un centro de menores.