Los agentes incautaron más de seis kilos cocaína.

Mientras Pablo Escobar y el Chapo Guzmán revientan las audiencias en Netflix, copan vallas publicitarias, y muestran el glamour de sus vidas anteriores a la tumba y la celda; su legado, a gran y pequeña escala, se perpetúa por todo el mundo. También en Aranjuez.

Los traficantes entran en el mercado ansiosos por alcanzar las vidas de lujo y adrenalina que representan las primeras temporadas de las series, olvidando que el final siempre es, de forma casi inmutable, el del último capítulo.

Imagen del narcotraficante mexicano el Chapo Guzmán en la serie de Netflix.

Es el caso de un grupo de cuatro colombianos que crearon una red estable de tráfico y distribución en locales de ocio de Aranjuez: ganaron mucho dinero en poco tiempo pero han acabado en prisión. Uno de ellos tiene 45 años y los otros tres, 32.

La investigación que ha dado al traste con su organización delictiva, llevada a cabo por agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Aranjuez, comenzó en diciembre al tener estos conocimiento de que se estaba distribuyendo cocaína en varios bares nocturnos de la ciudad. Localizaron las guaridas de los traficantes y procedieron, bajo orden judicial, a registrar dos pisos: uno en la calle Abastos del municipio ribereño y el otro en Ocaña.

Los traficantes distribuían cocaína en locales de ocio nocturno de Aranjuez.

Los policías incautaron más de 6 kilos de cocaína, 29 gramos de marihuana, 2 vehículos, 12 teléfonos móviles, un ordenador portátil, 1620 euros en efectivo, un gato hidráulico y diversa documentación. Además, también encontraron múltiples útiles para la manipulación de los estupefacientes: una prensa, nueve placas metálicas de diversos tamaños, sustancias para cortar la droga y utensilios para preparar las dosis antes de su inmediata venta al consumidor, como flejes y bolsitas de plástico que empleaban para comercializar la cocaína por gramos. Solo la cocaína aprehendida tiene un valor de más de 30.000 euros en el mercado.

En el desarrollo del dispositivo policial que concluyó con la detención de los cuatro traficantes, y el decomiso anteriormente descrito, participaron efectivos del CNP en Aranjuez y miembros de las unidades Canina y de Prevención y Reacción (UPR) de la Jefatura Superior de Policía de Madrid .