Una anciana ha sufrido el robo de varios miles de euros en joyas tras permitir que dos ladrones, que fingían ser revisores de una compañía eléctrica, accedieran a su vivienda en Aranjuez. Con el mismo modus operandi, intentaron, sin éxito a pesar de rociarle con un spray de gas en el rostro, asaltar el domicilio de un varón de mediada edad.

En el robo de la mujer, los delincuentes se presentaron en el domicilio de su víctima asegurando ser empleados de una empresa de la luz y esgrimieron que necesitaban realizar una serie de comprobaciones en las conexiones eléctricas de la vivienda. Una vez dentro, con la excusa de realizar el proceso de forma más diligente, los cacos se separaron: uno permaneció con la mujer mientras el otro entraba en las habitaciones para ‘comprobar’ los enchufes.

Esa estratagema les permitió desvalijar el joyero de su víctima. Menos de 10 minutos después de haber entrado -y asegurando que el sistema eléctrico no presentaba fallos- salieron de la vivienda con el botín.

Ataque con spray

Fuentes policiales consultadas por El Periódico de Aranjuez explican que dos personas, con un perfil coincidente, intentaron perpetrar un robo similar, también bajo la tapadera de actuar como presuntos empleados de una eléctrica, en otro domicilio de la ciudad. En este caso, ante la negativa de la víctima a dejarles entrar en la casa, los falsos revisores le atacaron con un spray de gas. Consiguió cerrar la puerta antes de que entraran los delincuentes, pero tuvo que ser atendido de urgencia en un centro sanitario.

La Policía sospecha que los individuos, dos varones españoles y de entre 35 y 40 años, podrían haber intentado entrar en otros domicilios usando el mismo engaño. En los últimos meses en la Comunidad de Madrid se han denunciado decenas de casos de este tipo. Los ladrones, cada vez de forma más recurrente, consiguen uniformes y tarjetas de acreditación falsas para perpetrar estos crímenes por lo que las autoridades piden extremar la cautela.

Medidas de prevención

La Policía Nacional recomienda precaución ante el aumento de casos de delincuentes que fingen ser revisores de compañías suministradoras para robar en viviendas. La medida primordial que deben tener en mente todos los ciudadanos es que nunca se debe facilitar la entrada en el inmueble a desconocidos, aseguran. Un hecho obvio, pero que conviene recordar y trasladar de forma recurrente a los colectivos más propensos a sufrir este tipo de ataques como las personas mayores.

En lo referente a representantes de compañías de agua, luz, teléfono o gas la consigna es clara: “no acepte servicios que no haya contratado previamente. Si le ofrece dudas, confirme con la compañía telefónicamente la visita del técnico“. Además, recuerdan, abrir la puerta y mantener el cerrojo puede no detener a los malhechores: “Mantenga la puerta cerrada hasta que pueda identificar plenamente a la persona”.

También destacan la importancia de cerrar la puerta con llave al salir para evitar que los ladrones puedan entrar fácilmente, comprobar que todas las ventanas estén cerradas y en caso de que crea que en las inmediaciones de su vivienda se está produciendo algo sospechoso póngalo en conocimiento de las autoridades.