Un anciano de 91 años de edad ha fallecido tras precipitarse por la ventana desde un segundo piso en el Hospital del Tajo. La familia ha puesto en duda la seguridad del hospital y ha llegado a insinuar que alguien le había quitado las sujeciones, poniendo en riesgo su vida.

El suceso, adelantado por Telemadrid, está siendo investigado por la Policía Nacional para determinar cómo se produjeron los hechos. “Ha abierto la ventana y se ha tirado” ha explicado en declaraciones a la cadena pública uno de sus nietos, que no ha dudado en señalar un fallo de seguridad argumentando que la ventana no debía poder abrirse.

El fallecido llevaba tres días en urgencias tras sufrir un brote de agresividad consecuencia de su demencia senil. El día anterior había sido trasladado a una habitación convencional, donde pasó su última noche.