David Estrada, María José Martínez y Cristina Moreno.

La renuncia esta mañana de Cristina Moreno como alcaldesa de Aranjuez deja en el aire quién ocupará el cargo en los casi dos años que restan de legislatura.

Tras su dimisión deberá votarse el próximo mes de septiembre en el Pleno municipal quién será el nuevo primer edil. El portavoz de cualquier formación podría ser investido pero parece improbable, dada la alineación ideológica del Consistorio, que un partido que no sea el PSOE consiga aglutinar una mayoría. De lo contrario, la Alcaldía pasaría directamente a la formación más votada, en este caso el Partido Popular.

La diatriba al respecto se encuentra en que la hasta ahora alcaldesa ha dimitido tras no conseguir la aprobación de su plan de viabilidad después de que tres de los cuatro concejales de Aranjuez Ahora votaran en contra, algo que muestra lo alejadas que están las posturas entre ambas formaciones de izquierdas. Esta unión es necesaria aritméticamente para que haya un gobierno alternativo al PP. Se da por descontado que los dos ediles In-Par, la concejal no adscrita y la concejal de Ahora Aranjuez Isabel Peralta votarían a favor, pero su apoyo al proyecto socialista solo sumaría 11 de los 13 votos favorables necesarios. También darían los números con los dos ediles de Ciudadanos, aunque esta alianza es aun más improbable.

Para que el PSOE se mantenga en el Gobierno sería necesario un acercamiento entre los socialistas y los tres concejales de Aranjuez Ahora que se han posicionado en contra. A tenor de lo sucedido en el Pleno Municipal de ayer, la distancia a nivel político, e incluso personal, es considerable. Por otra parte, que un Pleno mayoritariamente de izquierdas permita un Gobierno del PP tampoco parece fácil, por lo que hasta el momento de la votación las alternativas estarán abiertas.

Fuentes municipales detallan a El Periódico de Aranjuez que las opciones más plausibles para una nueva investidura del PSOE son el actual primer teniente de alcalde, David Estrada (siguiente en la lista socialista tras la renuncia de la hasta ahora alcaldesa), o incluso, en un giro que se antoja más complejo pero no descartable, Cristina Moreno.

No obstante, aunque de forma ciertamente remota, cabe la posibilidad de que otras formaciones intenten aglutinar un consenso que permitiera un alcalde no socialista apoyado por el PSOE, o uno no popular con los votos del PP.

En caso de que no se llegara a un acuerdo, María José Martínez, líder de los populares ribereños y alcaldesa entre 2011 y 2015, volvería a ser la primera edil ribereña.