Policías y guardias civiles de la asociación Jusapol han recogido firmas en Aranjuez. Foto: EPDA.

Policías y guardias civiles han plantado esta mañana una mesa en la Plaza de la Constitución de Aranjuez, casi en la puerta del Ayuntamiento. Recogían firmas para conseguir que sus salarios se equiparen a los de las policías autonómicas y en solo cinco horas han sumado 920 apoyos, explican desde la organización a El Periódico de Aranjuez.

Pocos vecinos han pasado por delante y no han plasmado su rúbrica. Tampoco han hecho muchas preguntas: la cuestión es conocida por llevar años generando un debate que se ha intensificado tras el desplazamiento de miles de efectivos de las fuerzas de seguridad estatales a Cataluña el pasado octubre. Los ciudadanos rellenaban en las cuartillas sus datos personales, señalaban que la equiparación “es de justicia”, daban las gracias a los agentes por su trabajo y seguían con sus quehaceres.

Esta jornada ha sido organizada por la asociación Jusapol (Justicia Salarial Policial), que ha estado representada en este acto por guardias civiles de Ocaña y policías nacionales de Aranjuez. El objetivo final es reunir a nivel nacional las 500.000 firmas requeridas para poder tramitar en el Congreso de los Diputados una Iniciativa Legislativa Popular (ILP): una medida de democracia semidirecta recogida en la Consitución que permite que iniciativas ciudadanas sean debatidas y votadas en la Cámara Baja.

“Queremos que haya una equiparación total”, explica un miembro de Jusapol durante la recogida de firmas. “Normalmente se hace alusión a los sueldos, que es una parte importante pero no la única: nuestra paga extra es de mil euros, mientras la de ellos es igual a su sueldo; sus horas extras están pagadas al doble que las nuestras; la asistencia a juicio a ellos se la pagan y a nosotros no; además, cuando ellos se jubilan siguen cobrando lo mismo y no pierden poder adquisitivo, mientras que nosotros percibimos aproximadamente 400 euros netos menos”.

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha declarado que “si hay presupuestos, comenzará la equiparación salarial”, circunstancia asimismo exigida por Ciudadanos para apoyar las cuentas de 2018. Así las cosas, todo parece señalar que la equiparación salarial podría comenzar este año, aunque sería en cualquier caso escalonada y progresiva durante al menos tres años. No obstante, para empezar, los presupuestos tienen que aprobarse y para esto el PP tiene que acabar de cerrar el voto del PNV, casi confirmado hace un mes tras el acuerdo del cupo vasco, pero a día de hoy más incierto.