La sangre dibujó una cruz sobre el dedo.

El presunto fenómeno paranormal de las ‘Caras de Belmez’ se ha reproducido en el dedo de un ribereño. Tras herirse cocinando, la sangre que emanó de su pulgar dibujó una cruz y, sobre esta, una cara de Cristo.

Manuel (nombre ficticio) explica a El Periódico de Aranjuez cómo sucedieron los hechos: “Me hice una herida en el dedo mientras cocinaba. Comenzó a salir sangre y cuando me realicé una cura vi que se había dibujado una cruz. Hice una foto y pude comprobar que además había aparecido la cara de Cristo y la corona de espinas”.

De cerca, la imagen parece revelar un rostro.

El hombre en cuya piel ha tenido lugar la presunta aparición cuenta que ya se ha puesto en contacto con Cuarto Milenio, programa de parapsicología de ‘Cuatro’ presentado por el periodista Iker Jiménez. “Me quedé alucinado cuando lo vi y creo es el lugar para que estudien qué ha pasado”, detalla al tiempo que muestra la herida en su dedo pulgar.

Ante la pregunta de si cree que esto ha sucedido por algún motivo, reconoce que no lo sabe pero sí cree que es “porque alguien me protege”.

Imagen del dedo tomada instantes después de producirse la presunta aparición.

Casos como el de Manuel, donde una supuesta imagen de Cristo se hace física en lugares insospechados, no han dejado de suceder durante toda la historia moderna y los hay documentados por centenares desde que la fotografía permite su registro. El más famoso, al menos en España, son las Caras de Belmez, representaciones pictóricas del rostro de Jesús de Nazaret aparecidas en una cueva de Jaén y que son consideradas por adeptos a la parapsicología como uno de los mayores hallazgos del siglo XX.

Como sucede en estos casos, el debate está abierto entre quienes pueden creer que ha tenido lugar un suceso paranormal o religioso y aquellos que lo juzguen fruto de una casualidad. Tienen las fotos para verlo. Juzguen ustedes.