José Luis Martínez Tejedor, un ribereño en Leeds.

Emplazada en el norte de Inglaterra, Leeds es una de las grandes ciudades británicas que multiplicaron su población e influencia con la revolución industrial del siglo XIX. No obstante, la primera aparición de Leeds, entonces conocida como Loidis, se remonta al siglo V, cuando la región era incluida en el reino celta de Elmet.

Hoy en día la ciudad tiene censados 750.000 habitantes, cifra que se amplía a 2,4 millones sumando las poblaciones directamente colindantes y a 4,1 millones en su área metropolitana. Esto la convierte en la tercera urbe de Reino Unido, solo por detrás de Londres y Manchester.

De los vestigios del poder industrial de Leeds en la época de la expansión industrial -la ciudad fue uno de los mayores centros de producción y  procesamiento de lana a nivel mundial- solo quedan restos de grandes fábricas convertidas en viviendas o museos. En el siglo XXI la economía de la ciudad aun mantiene una industria fuerte, pero complementada con un sector servicios en auge.

Leeds es también una de las grandes potencias en Educación dentro de un país que es históricamente una de las cunas del ámbito docente. Miles de estudiantes del Programa Erasmus llegan cada septiembre a la ciudad para llenarla de vida y acentos extranjeros. Precisamente por un trabajo en el mundo educativo llegó nuestro ribereño por el mundo de esta semana, José Luis Martínez Tejedor, a Leeds.

Actualmente es profesor suplente dentro del sistema inglés y cubre bajas según van surgiendo, pero según nos cuenta la amplitud del mercado inglés le permite hacer muchas más cosas para mejorar sus ingresos. Corrige exámenes de titulaciones de español (similares a los exámenes de Cambridge que se hacen en España pero a la inversa), colabora como enviado a partidos de fútbol para una casa de apuestas deportivas y ejerce de mystery shopper comprobando la calidad del servicio en comercios de la ciudad.

Estos dos últimos trabajos son sorprendentes e incluso dignos de envidia. Cobrar por apuntar datos mientras ves un partido de fútbol puede parecer un chollo para muchos aficionados al deporte rey. Ir de compras, no tener que pagarlas, y que además tu cuenta aparezca incrementada al día siguiente es, aun esporádicamente, un negocio redondo.

Afincado en Leeds desde hace 6 años, con pareja inglesa y la vida hecha allí, nos comenta que probablemente se quedé para siempre, pero que nunca dejará de volver a Aranjuez. Hablamos con él sobre su aterrizaje en Inglaterra, las diferencias sociales entre ambos países, el Brexit o la amplitud del mercado laboral británico.

Pregunta: ¿Por qué te fuiste a vivir a Leeds?

Respuesta: La verdad es que fue todo un cúmulo de casualidades. En verano de 2011 vine aquí a una escuela privada de inglés para intentar aprender el idioma, ya que en el curso siguiente iba a empezar un magisterio de inglés y mi nivel era bastante bajo. Volví a España y ya seguí con esta carrera. En ese verano conocí a una chica con la que mantuve contacto en España mediante Skype y ella vino en noviembre. Empezamos una relación que todavía mantenemos. Ya para el año siguiente, 2012, conseguí un puesto de auxiliar de conversación, lo que llaman language assistant, en Reino Unido así que me trasladé a Londres. Cuando tuve la oportunidad, como mi novia vivía aquí, me trasladé ya definitivamente a Leeds.

P: ¿Qué puedes contarnos sobre la ciudad?

R: Es una ciudad de las más importantes en el Reino Unido. No es una ciudad que haya tenido especial relevancia durante las guerras mundiales a nivel bélico pero el condado al que pertenece Leeds, Yorkshire, fue bastante importante en la época de la revolución industrial y todavía se pueden ver fábricas que han sido convertidas en museos y hasta pisos u oficinas que guardan su apariencia original pero que por dentro están acondicionadas para trabajar o vivir.

Leeds tiene tres universidades, una de ellas con bastante prestigio, y esto hace que sea una ciudad que durante el curso universitario tiene bastante movimiento. Si por población o relevancia la tuviera que comparar con una ciudad española lo haría con Sevilla o Zaragoza.

Zona comercial de Leeds Brigatte. Foto: Rathorlaz.l

P: ¿Qué tal es la vida allí?

R: La vida por aquí yo la calificaría de más tranquila y más mecanizada. Me explico: Aquí no tengo la sensación de que haya hueco para la espontaneidad. Todo es más rutinario y eso de que a alguno se le ocurra tomar algo, donde sea, así de repente yo todavía no lo he visto.

Por hablar un poco de los ingleses voy a romper un poco con los tópicos que tenemos allí. En casi 5 años que llevo viviendo aquí, la gente me ha tratado bien y el estereotipo que tenemos en España de ellos de que son gente estirada creo que no es real. También es verdad que vivo en el norte y al parecer son más cercanos que los sureños, pero si te soy sincero no puedo tener queja de la gente que he ido conociendo.

P: ¿Qué es lo que más te gusta?

R: Lo que más me gusta sin duda es la cantidad de oportunidades laborales que se te presentan. Mira, ahora mismo no sé si tengo 4 o 5 trabajos, dos de ellos se pueden decir que son mi mayor sustento y los restantes se presentan en épocas del año en los que puedo compaginarlos a la vez. También me gusta como llevan el tema de Hacienda, ya que uno de esos trabajos es por cuenta ajena, y es simple, tanto ganas tantas pagas, un sistema mucho más justo que el de pagar una cuota sí o sí, aunque tus ingresos sean más bajos.

P: ¿Cuáles son esos 4 o 5 trabajos que compaginas?

R: El principal de todos ellos es de profesor suplente. Cubro bajas en los colegios que pueden ser de un día, una semana o algo más, dependiendo de lo que se necesite. Por ejemplo, la semana pasada empecé a trabajar en un colegio de secundaria dando clases de español, y tengo previsión al menos de terminar el curso con ellos el 21 de julio, así que muy bien.

Otro trabajo es relacionado con las apuestas deportivas. Es bastante interesante y como me gusta el fútbol, no tengo problema alguno de ir a cualquier estadio de la zona para hacer partidos.

Otro de los trabajos es de corrector de exámenes de español de estudiantes de unos 15-16 años. Son exámenes nacionales o internacionales de colegios británicos. Actualmente estoy con dos empresas diferentes así que esos son dos trabajos se podría decir.

Y ya por ocio pagado, también soy mystery shopper. Un empleo que se basa en ir a tiendas o restaurantes y evaluarlos sin que ellos lo sepan. Se manda un informe a la empresa correspondiente como evaluación interna y a mí me pagan por el informe y por lo que consuma o compre.

José Luis Martínez Tejedor, en una terraza de Leeds.

P: Tu trabajo principal, o el que te ha llevado allí, es el de profesor ¿Son diferentes los alumnos ingleses a los españoles? ¿Qué diferencias encuentras en el sistema educativo?

R: Los estudiantes son diferentes en algunos aspectos pero en general no creo que haya mucha diferencia. Cambian las características, como en España, dependiendo del tipo de colegio y de la situación económica y social de la zona en la que se encuentre.

Por lo general aquí los colegios son bastante metódicos y dejan bastante poco a la improvisación. Cuando entras a cualquier centro, sea público o privado, se ve de inmediato que cuentan con más recursos materiales que en España por ejemplo. El hecho de que por ejemplo cada profesor tenga su ordenador portátil o que todas las aulas cuenten con pizarra digital o proyectores ejemplifica que en los coles se invierte bastante. También se puede ver en el mobiliario o en la forma que tienen de poder utilizar los recursos del colegio o de hacer un pedido de materiales sin que te pongan demasiadas pegas. A veces en España por falta de presupuesto, puedes llegar a tener que ir a fotocopiar casi con supervisión porque tienen que controlar más los gastos.

A nivel de seguridad, también los colegios son bastante seguros, es decir, no puede entrar cualquiera y el que entra está controlado. Cuando entras en cualquier centro, siempre pasas al menos por una recepción donde te dan autorización para entrar o no entrar. Por poner un ejemplo, aquí en Reino Unido, todo el personal que trabaje con grupos de riesgo (menores, ancianos, discapacitados, etc), tienen que tener un DBS, que es como un documento que certifica que no tienes antecedentes penales. Si por algún motivo, tienes antecedentes, aparecería en ese certificado y por lo general, creo que tendrías que ir a buscar otro empleo porque tienen derecho a no contratar a alguien que tenga cualquier tipo de antecedente.

P: Comentabas que otro de tus trabajos consiste en cubrir partidos para una casa de apuestas ¿Qué tienes que hacer?

R: Básicamente es ir a los estadios de fútbol e ir reportando lo que va pasando mediante una aplicación. Goles, córners, tarjetas etc. Es bastante sencillo si tienes un nivel de inglés medio-alto. Tampoco hay que ser bilngüe, pero se necesita tener capacidad de poder leer documentos y hablar por teléfono un poco por si tienes que aclarar alguna situación del juego a uno de los supervisores de la centralita. Con estos requisitos, se pasa a un proceso de entrenamiento donde se te enseña a utilizar la app con la que se cubren los partidos, y en el momento que se pasa la formación, ya se entra a formar parte del equipo.

*Oferta de empleo* Si alguien estuviera interesado, yo me encargo también de buscar gente alrededor del mundo para realizar este trabajo -que se puede hacer también desde España- así que solo tendrían que escribir a mi correo j.martinez@sportsdata.ag y ya podría explicarles todo con más detalle.

P: ¿Qué es lo que menos te gusta de la vida allí?

R: Sé que es un tópico, pero el tiempo es un asco. Los inviernos son larguísimos y ahora en mayo todavía hay que llevar chaqueta y no quiero hablar de llover, que igual sale el sol un ratito y al poco empieza a diluviar sin sentido. El primer año sin duda fue el más duro, eso de que se haga de noche a las 16:00 lo llevaba bastante mal. Tampoco me gustan los horarios de las comidas, pero es como es y hay que admitir que son más efectivos para la jornada laboral.

P: ¿Cómo has vivido el Brexit?

R: Pues para mí ha sido una decepción que además no esperaba. Lo que me ha sorprendido, para mal, es ver como la sociedad británica se ha dejado llevar por los mensajes más populistas, ya que siempre he defendido que los británicos votaban con más coherencia.

P: ¿En qué crees que puede afectarte?

R: No creo que me vaya a afectar. En septiembre de este año ya cumpliría 5 años de residencia en el Reino Unido y podría postularme para una residencia permanente así que no creo que me dé problemas. Quizás pueda dar problemas a los que vinieron después de la fecha del referéndum, pero de momento no se sabe nada.

P: ¿Tienes pensado quedarte allí para siempre?

R: Pues tiene toda la pinta de que sí, viajo mucho a España, unas 4 o 5 veces al año y estoy alrededor de unos 2 meses en total por allí, así que de momento no me planteo volver.

P: ¿Qué echas de menos de Aranjuez?

R. Lo que más echo de menos es tener cerca a la familia y a los amigos, aunque gracias a los teléfonos móviles e Internet es todo un poco más fácil para mantenerte al día de todo y no perder el contacto con ellos.