David Rico, un ribereño en Londres.

David Rico (31) salió de Aranjuez con destino Londres y ha encontrado su hogar en la capital británica. Ingeniero informático de profesión, este ribereño ha comenzado su carrera como emprendedor en el sector de las  tecnologías móviles en el marco incomparable de uno de los mayores motores económicos del planeta.

Hablamos con él sobre su vida en la gran metrópoli británica, cómo montar una empresa en Reino Unido o las diferentes particularidades personales de la gente de las distintas partes del mundo con las que trabaja.

¿Por qué te fuiste a vivir a Londres?

Pues fue una conjunción entre lo personal y lo profesional. Mi pareja y yo vivíamos bien en Aranjuez, teníamos trabajo y llevábamos una vida cómoda pero coincidimos en que necesitábamos una pequeña aventura en común antes digamos de pasar a la siguiente parada de nuestro viaje.  No sé si fue la crisis de los treinta…

Respecto al tema profesional teníamos la certeza de que Londres iba a ser una buena elección. Queríamos una ciudad global más o menos cercana; que nos diera ese empujón; ese refresco; ese cambio de aires que buscábamos.

¿A qué te dedicas?

Me licencié en Ingeniería Informática y desde entonces ejerzo de ello. Hace un año, con la experiencia adquirida, decidí quitarme esa espinita e intentar emprender y crear mi propia empresa.

Desde entonces muy contento y feliz de haber tomado este apasionante camino. Por otro lado también soy mentor de estudiantes de último curso como antiguo alumno de mi universidad.

¿De qué es la empresa qué has creado?

Es una empresa centrada en el desarrollo de soluciones tecnológicas, concretamente en tecnologías móviles, que es donde más experiencia y valor aporto. No sólo el desarrollo, sino también asesoramiento, planes estratégicos de negocio móvil, posicionamiento en mercados. Por decirlo de alguna manera; moldear y materializar ideas.

David y su pareja en las inmediaciones del Golden Eye.

¿Por qué apostaste por la tecnología móvil?

Llevo inmerso en las tecnologías móviles desde su explosión en 2008. Con lo que he “vivido” un poco esa vorágine de apps revolucionarias que surgían cada mes. Con ello he ganado bastante conocimiento no solo a nivel técnico sino a nivel de mercado, de tendencias, y de como posicionarse en el sector.

¿Qué pasos tuviste dar a nivel administrativo para montar una empresa en Reino Unido?

La creación de la empresa fue un proceso relativamente sencillo. El tipo de empresa es una “Ltd”, o “Limited company” que en forma es similar a una SL española. Lo gestioné todo por internet, costó unos 100 euros al cambio y pasadas unas 48h la empresa ya estaba creada. Sin trampa ni cartón.

La página web del gobierno Británico fue una gran ayuda ya que viene absolutamente cualquier información muy bien explicada y detallada.

Cuando me aconsejaban tenían toda la razón. Y es que lo verdaderamente tedioso fue abrir una cuenta del banco para la empresa. Y también; paga tus impuestos, y págalos a tiempo.

¿Qué puedes contarnos sobre la ciudad?

Desde un punto de vista turístico es la ciudad a la que se le debe siempre una visita, pero cuando la vives y la respiras desde dentro es muchísimo más vibrante y enriquecedora.

Londres es una ciudad global: pionera en el ámbito de las artes, la arquitectura, el comercio y el entretenimiento. Es un motor económico y financiero de innovación tecnológica y un núcleo de investigación científica. Podría continuar horas y horas…

Tiene una combinación mágica entre lo histórico y lo contemporáneo que al final hace que no te puedas resistir a pasear por sus calles y, por supuesto, en su multitud de zonas verdes.

Celebrando Halloween en Londres.

¿Cómo es tu día a día?

Mi día a día no es muy fuera de lo normal. Voy al trabajo y al gimnasio, juego alguna pachanguita de fútbol, asisto a algún que otro meetup, disfruto un día o dos a la semana de los famosos afterwork con unas pintas y, como no, visito un día a la semana el Borough Market para disfrutar de su mercado de comida.

¿Ya eres fan de algún equipo de fútbol la ciudad?

Si tengo que quedarme con algún equipo de la ciudad sería el Arsenal. Vivo muy cerquita (a unos 15-20 minutos andando) del “Emirates Stadium”. También porque soy del “norte de Londres”. Aquí hay bastante historia detrás del concepto del norte y el sur de Londres, en el que el fútbol también está incluido. Digamos que la ciudad está dividida en dos mitades, la norte y la sur, y esta división está representada con el río Támesis.

¿Qué es lo que más te gusta de Londres?

Lo que sin duda más me gusta de Londres es la gran diversidad. Londres son multitud de colores, sabores, lenguas, estilos… Adoro la riqueza de la gastronomía. Sin exagerarte podría comer cada día comida de distintas nacionalidades sin alejarme más de 10 minutos andando de la oficina. Dentro de esa diversidad, algo que me enriquece día tras día es trabajar y relacionarme con personas no sólo de distintos países sino también de distintas culturas.

Por poner la analogía informática; todos estamos escritos de manera diferente y por ello no es lo mismo cuando tienes que solucionar un problema con una persona de origen asiático, norteamericano u occidental. Todo ello te enriquece y te hace mirar absolutamente todo desde otra perspectiva.

Hablabas de que tienes relación con gente de otras culturas, ¿qué diferencias encuentras?

Hace un tiempo estuvimos leyendo un artículo en la oficina que nos hizo pasar un gran momento. Después de los estudios correspondientes el artículo clasificaba la personalidades en la oficina en cuatro grandes grupos: pioneers, guardians, drivers, integrators. Que traducido al español son: pioneros, guardianes, conductores o líderes, e integradores.

Generalizando, pero de manera positiva y desde el buen sentido, la mayoría de nosotros coincidíamos en que generalmente los europeos formaban parte del grupo de los pioneros. Los asiáticos eran claros guardianes: férreos en el método y en guardar una estabilidad. Rusos y norteamericanos claros conductores o líderes. Y, sin duda alguna, los británicos son unos magníficos integradores.

The Minack Theatre, en Cornwall (sudeste de Inglaterra).

¿Le pones algún pero a la ciudad?

La sensación de superficialidad de las personas. Quiero pensar que aquí solo esta magnificado y es un problema en todo el mundo. Lo peor es tener la sensación de que cuesta conectar con la gente, y ni decirte con el británico.

Otro aspecto poco atractivo es el enfoque extremadamente consumista de esta ciudad. El “lo quiero todo rápido, ahora, y mi tiempo vale más que el tuyo”.

¿Qué echas de menos de Aranjuez?

Pues sobre todo a mis raíces:mi familia y amigos. El pasar esos buenos momentos con ellos; el botellín con unas patatitas en casa de mis abuelos; un buen cocido de mi madre; ver un partido del Madrid de la Champions entre semana con mi padre; y por supuesto la magia que tiene Aranjuez.