Mirela Cabero. Foto: EPDA.

La cantante Mirela Cabero (Aranjuez, 1990) dará el pregón de las Fiestas de San Fernando el próximo viernes 26 de mayo. Nacida, criada y aun residente en Aranjuez hablamos con ella -en una cafetería de la calle San Antonio y en el Parque de Abastos- sobre su infancia en el pueblo, sus inicios en el mundo de la música, sus proyectos de futuro y, cómo no, de Eurovisión.

Pregunta: ¿Cuáles son tus primeros recuerdos aquí en Aranjuez?

Respuesta: Sobre todo recuerdo muchos momentos del tiempo que pasé en el colegio, en la Sagrada Familia. De la rutina de aquella época recuerdo que me recogían mis abuelos e íbamos al Jardín a merendar.

También recuerdo las tardes con mis amigas. Paseábamos de la Plaza al Burger e íbamos calle Stuart arriba y abajo todo el tiempo (risas).

Recuerdo cantar en los festivales del colegio y jugar con mis amigas en casa al karaoke. ¡Hasta nos maquillábamos para cantar!

Al empezar tan pronto a trabajar, a los 11 años, de ahí en adelante se me cortó todo eso. Yo siempre he disfrutado mucho de mi tierra, de mis amigos y de mi familia, porque creo que no hay que olvidar de dónde vienes.

P: Hablabas de que cantaste en algunos festivales en Safa ¿recuerdas alguna canción?

R: Me acuerdo de varias.  Cuando estaba de moda Un Paso Adelante (UPA Dance) hicimos una versión de ‘Aquarius’ yendo vestidos todos de hippies que fue muy divertida. También recuerdo que una Semana Santa cantamos una saeta. Y en unas Olimpiadas que hicimos en el Deleite canté la canción de Peter Pan ‘Una Estrella de Allá’, la que cantaba Gisela.

Tengo que agradecer a Safa que me dieran la oportunidad de cantar muchas veces y me impulsaran tanto.

P: Sigues viviendo aquí, ¿cómo llevas estar a caballo entre Aranjuez y Madrid tantos años?

R: Tengo toda mi vida aquí (en Aranjuez) pero, sí es verdad que como tengo amigas y compañeras de trabajo viviendo en Madrid, cuando estoy muy asfixiada me quedó allí.

El ir y venir todos los días es agotador, pero prefiero vivir en Aranjuez porque a mí poder salir una mañana a pasear por el pueblo me relaja y me hace sentirme en casa, aunque luego tenga que irme por la tarde a trabajar a Madrid.

P: Empezaste con solo 11 años en el mundo de la música participando en concursos. ¿Qué te impulsó a inscribirte en el primero?

R: Cuando salió el primer Operación Triunfo, que fue un boom increíble, organizaron en el Pub Sasakus un concurso que llamado ‘Operación Sasakus’. Yo tendría 9 o 10 años e iba allí con mi tío al karaoke y recuerdo que, aunque me gustaba, tampoco pensaba en dedicarme a cantar porque me ponía súper nerviosa. Me presenté, gané el certamen y me dieron la oportunidad de cantar en la Plaza del Ayuntamiento. Creo que ese momento fue el que me dio la confianza y la seguridad en mi misma para presentarme a un concurso de televisión.

A partir de ahí fue cuando me presenté a los premios Veo Veo. Esa experiencia fue muy buena pero de la que guardo mejor recuerdo de aquella época fue de EuroJunior. Para mí es la experiencia más bonita que he tenido en toda mi vida profesional. Fuimos muchísimos niños y lo vivimos muy intensamente pero sin competencia.

Luego fui a Gente de Primera apadrinada por Pastora Soler y estuve 4 meses yendo a Sevilla porque se grababa allí. Recuerdo con mucho cariño una vez que vinieron tres amigos míos de Aranjuez al hotel y me eché a llorar de la alegría, porque a veces cuando estás fuera te puedes sentir un poco sola.

P: ¿Es duro el mundo de la música?

R: Cuando te dicen muchas veces “no” llegas a plantearte que cuándo va a estar la suerte de tu lado. Quizá yo no haya tenido la fortuna de tener un padrino que me lleve de la mano o algún contacto que me ayudara. O incluso, a veces también en esto de la música, es necesario el dinero porque, como en otros campos, mueve montañas.

Yo siempre he ido con mi trabajo y con mi constancia y es verdad que es mucho más difícil, pero bueno, tengo la fe de que algún día llegaré y que será gracias a mi esfuerzo, no porque nadie me haya puesto ahí.

El mayor batacazo emocional fue cuando me eliminaron en las batallas de La Voz porque creo que no fueron justos. Al día siguiente estaba muy deprimida. Pensaba que esa iba a ser mi última baza en concursos y fui a por todas. Cuando lo intentas y pierdes porque hay alguien que lo hace mejor que tu es más fácil de aceptar, pero cuando crees que no han sido justos al día siguiente no puedes parar de preguntarte “¿Por qué yo? ¿Por qué a mí otra vez?”. Fue muy duro.

Tengo la suerte de que mi familia siempre ha estado ahí en mis peores momentos. Y eso que ha habido situaciones en las que he pensado que podía no merecerme la pena seguir en esto.

P: Llevas varios años cantando en el Musical de El Rey León ¿Cómo llegaste ahí?

R: Damaris, a quién conocí en La Voz y que hoy en día es compañera mía en el musical, me avisó de que iban a ser los castings. Me presenté y me seleccionaron. Este mes de mayo cumplo allí 4 años.

Para mí ha sido espectacular, he aprendido más que en todos mis años anteriores de carrera. Es un musical muy sacrificado, muy duro. Requiere mucha preparación física y vocal.Te absorbe.

Desde que estoy en El Rey León no tengo vida personal de ningún tipo. Mis amigas de Aranjuez me dicen: “¿Qué pasa que ya no te vemos?”. A lo mejor las veo de año en año porque para compaginar horarios es muy difícil. Yo trabajo toda la tarde, salgo del teatro a la 1 de la mañana y no llegó aquí hasta las 2. Al revés que todos los demás.

De todas formas tengo que decir que el trabajo es maravilloso. El teatro está lleno todos los días y aunque a veces puedas estar cansado cuando llega la hora de volver a ir al día siguiente siempre hay ganas.

La cantante compagina actuar en El Rey León con la promoción de su último sencillo, ‘Contigo’. Foto: EPDA.

P: ¿Cómo has vivido el proceso de selección para Eurovisión de este año?

R: La verdad es que tenía muchas expectativas. Formamos un equipo y fuimos a ganar. Era para mí la última oportunidad de ir a Eurovisión y fuimos a tope desde el minuto uno.

Creía que este iba a ser mi año y cuando ocurrió lo que ocurrió en la gala creo que mi cara lo dijo todo. Cuando vi el resultado pensé “No puede ser que me esté pasando esto otra vez”. En el momento en el que vi el empate ya sabía que no iba a ir.

Lo pasé muy mal por todo lo que se formó en la gala. Era mi última oportunidad para cumplir ese sueño que tenía desde siempre y que todo se torciera al final no puedo negar que me afectó mucho. Sentí que me lo estaban arrebatando y fue muy doloroso.

P: Al día siguiente hubo una gran polémica y muchas voces tanto de público como de medios especializados protestaron porque no había sido justo. ¿Te reconfortó o te lo hizo pasar aun peor?

R: Me hizo sentirme fuerte y me ayudó. Me di cuenta de que había ganado el apoyo de muchísima gente. Después de las votaciones en el plató había mucha gente llorando. Vi que no estaba sola. Que la gente se ponga en tus zapatos es muy difícil y que ellos lo hicieran me calmó un poco el dolor.

P: Cuándo participaste en la gala de selección para Eurovisión y también en los días posteriores muchísima gente de Aranjuez, sobre todo a través de las redes sociales, se volcó contigo ¿Te llegó?

R: Sí, además de el apoyo, sentí el calor de todos los ribereños. Para mí fue muy importante porque sentir esa cercanía por parte de mis vecinos me ayudó a no sentirme sola.

El día después de la gala de Objetivo Eurovisión al salir a la calle en Aranjuez la gente me animaba, incluso desde los coches a gritos. Para mi eso fue un gran regalo y mi mayor victoria.

P: ¿Viste la gala el pasado sábado?

R: La vi a trozos porque estaba trabajando en El Rey León. Durante la obra obviamente no podíamos. pero en los descansos en nuestra zona de comedor la estuvimos viendo. Entera no la pude ver, pero al día siguiente sí que vi algunas actuaciones y un poco todo lo que había pasado a través de las redes sociales.

P: ¿Cuándo viste lo que había pasado en la gala volvió a tu cabeza algún pensamiento sobre qué hubiera pasado si hubieras sido tú la que hubiera estado sobre el escenario?

R: Sí, al día siguiente pero también el día que se celebró. Se te vuelve a remover todo y vuelve a tu cabeza ese “yo podría estar ahí” pero ya llegué al punto de no hacerme más mala sangre y seguir hacia adelante sin pensar en lo que pasó.


P: Has participado recientemente en un spot de la serie de Netflix ‘Las Chicas del Cable’ que hacía un guiño a Eurovisión, junto a otras cantantes como Soraya, Rosa, Edurne, Ruth Lorenzo y Massiel. ¿Cómo fue la grabación?

R: Fue una pasada. Lo grabé a la vuelta de un concierto que tuve en Gran Canaria y había dormido solo 2 horas. Llevaba 3 cafés en el cuerpo y estaba cansada pero en cuanto entramos en el set de grabación de la serie se me pasó.

Además, estar en compañía de todas esas artistas fue una maravilloso. Ya las conocía a todas. A Massiel las conocí en 2007 y me apoya muchísimo. Me dice que de alguna manera se ve reflejada en mí y yo la quiero muchísimo. El resto de chicas también son maravillosas, pasamos un rato increíble y nos reímos mucho. Además el anuncio ha quedado muy bonito y a la gente le ha gustado mucho.

P: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

R: Recientemente he fichado por primera vez con una discográfica, Cat Music, y cuando me lo dijeron me puse a llorar. Era algo que hace años que quería que me pasara y la verdad es que el día que sucedió fue una alegría tremenda.

Cat Music es la más discográfica más grande en Europa del Este y acaba de abrir su sede aquí en España. Tienen idea de hacer una música muy renovada y fresca. Estoy muy contenta de que me dieran la oportunidad de formar parte de su equipo.

El videoclip que hemos hecho de ‘Contigo’ lo grabamos en Cancún y es una pasada. Este verano estaremos con la promoción de la canción y en septiembre sacaremos un nuevo single y otro videoclip.