Javi Villajos, de ARPA, y Cookie. Foto: EPDA.

Según su chip se llama Cookie, pero cuando llegó a la perrera municipal le rebautizaron como Marley porque vino desde un chalet del PAU del Montaña que albergaba una plantación de marihuana. En una operación policial, el pasado junio, los traficantes fueron detenidos y dos perros, entre ellos este -un american standford-, acabaron en el centro de recogida animal de Aranjuez.

Esta historia es una de tantas para los voluntarios de Aranjuez Protección Animal (ARPA), que colaboran a diario en el cuidado y la acogida de perros y gatos en la ciudad. Su esfuerzo queda plasmado en datos: en los más de 200 perros y 100 gatos a los que cada año encuentran hogar. Pero no queda ahí, porque gracias a la inmunerable cantidad de horas que dedican al cuidado de los animales, estos reciben una atención que sería imposible sin ellos.

Acompañamos a Javi Villajos y Curra González, de ARPA, a pasear a Cookie por las inmediaciones del mar de Ontígola y aprovechamos para conocer la labor de la asociación.

Pregunta: ¿Cómo nació asociación?

Curra González: Ya van a hacer 7 años. Como en Aranjuez no había nada relacionado con la protección, nos reunimos una serie de personas con amor por los animales para intentar montar la asociación. De aquella época ya quedo solo yo.

Nuestra idea era crear un voluntariado para ayudar en los centros de recogida municipales. Creemos que todos estos centros deberían estar gestionados por una asociación, aunque no es nuestro caso porque el de Aranjuez lo lleva el Ayuntamiento.

Se hizo un convenio con el Ayuntamiento y desde entonces colaboramos así.

P: ¿Cuánta gente colabora en la asociación?

Javi Villajos: Voluntarios seremos alrededor de quince. Intentamos repartirnos para que haya un turno de mañana y un turno de tarde para cubrir las necesidades de los perros de salir a pasear.

Tenemos una plataforma mediante la que la gente puede colaborar con la asociación. Y también hay socios. Todas las opciones para colaborar con ARPA pueden encontrarse en nuestra página web: aranjuezprotecciónanimal.org.

P: ¿Qué tareas realizáis los voluntarios de ARPA?

CG: Tenemos distintas áreas: paseo de perros, prensa, gente de gatos, merchandising, casas de acogida…. También está la hermana de Javi, Flor, que es la etóloga que se encarga de la conducta de los perros. Hay muchos campos en los que los voluntarios colaboran.

Además Javi está haciendo una excelente labor yendo por los colegios para hablar con los chicos sobre el respeto y el amor a los animales, que es algo primordial.

P: ¿Recibís muchos perros abandonados?

CG: Esto es competencia del Ayuntamiento, aunque sucede que la gente suele ponerse en contacto con nosotros. Son los laceros los que tienen que cogerlos.

En Aranjuez hay muchísimos problemas con los galgos que abandonan la población gitana y los cazadores. Ahora en otoño empezará el horror con la temporada de caza.

De todas formas, también hay muchísima gente que abandona a sus perros con una frialdad que da miedo.

JV: Además de galgos, como dice Curra, últimamente tenemos muchos PPP (perros potencialmente peligrosos). Estos perros hay que tenerlos con licencia y como mucha gente no la paga, acaban abandonados.

Ahora mismo todos los perros que tenemos son PPP. A estos es más difícil darles salida porque hay que sacar la licencia y la gente tiene cree en el estigma de que es un perro peligroso, cuando no es así.

P: ¿Encontráis muchos perros maltratados?

CG: Muchísmos. Muchos de los que vienen han sido maltratados.

JV: Cuando han padecido un trauma se les nota. Algunos, por poner un ejemplo, tienen pánico a los hombres pero no a las mujeres.

P: ¿Cuántos perros soléis dar en adopción cada año?

CG: Unos doscientos y algo. Hay temporadas del año que aumentan la recogida y la adopción y otras donde se da menos, pero anualmente serán más de doscientos.

Luego, en cuanto a los gatos, algo menos, pero más de 100. A los gatos es complicado darles salida. Los cachorritos muy bien, pero a los mayores es difícil.

P: ¿Cómo funciona el control de colonias de gatos?

CG: Hay un método que se llama CES (captura, esterilización y suelta) que está muy establecido en Europa. El problema es que no hay suficientes adoptantes para estos gatos, porque por su naturaleza son difíciles de adaptar a una vivienda.

En Aranjuez hay varios grupos de gente que se encargan de controlar las colonias. Recogen datos sobre ellos y se encargan de alimentarlos siguiendo una serie de pautas. También se les castra poco a poco para que no aumente el número de gatos.

La gente no entiende que hay que darles de comer porque si no crearían más problemas buscando en la basura o metiéndose en las casas. Eso sí, siempre hay que darles pienso, no nuestra comida.

P: ¿La gente busca algún tipo de perro cuando viene a adoptar?

CG: Mucha gente viene buscando el perro de sus sueños y con prejuicios erróneos. Pocas veces encontramos alguien que venga a buscar al perro que más necesitado.

JV: Quienes vienen a adoptar tienen que ser conscientes de que perros hay los que hay. A lo mejor buscan un caniche y no hay. O quieren un cachorro.

En un piso puedes tener un mastín porque el perro va a salir a jugar fuera. Intentamos abrir la mente a la gente, porque esto no es una tienda, es un refugio que actúa como intermediario para que los perros acaben viviendo con familias.

Lo bueno del sacrificio cero es que los perros pueden estar aquí el tiempo que necesiten. Pero ha habido casos que han llegado a estar más de un año.

CG: Al final, algunas veces, y es algo que nos cuesta muchísimo dinero, tenemos que mandar a perros a residencias. Sobre todo en casos en los que tienen problemas de comportamiento.

P: ¿Hay algún requisito que deban cumplir quienes quieren adoptar un perro?

CG: No somos tan exagerados como otras protectoras que pueden ir a las casas a ver si los dueños tienen pelusas debajo de la cama, pero sí estamos muy encima.

Se hace un cuestionario de preadopción y hay gente a la que se le dice: “mira, no”. Lo que intentamos hacer en muchos casos es guiar a la gente. Nos pasa a veces que alguien viene a buscar un cachorro para una persona mayor, cuando eso es un error porque no lo va a saber llevar.

Lo mismo pasa con gente que acaba de tener un niño y quiere una cría para que crezcan juntos, cuando eso es una tontería porque crecen a ritmos distintos y el perro será adulto mientras el niño seguirá siendo un niño. Además para los niños siempre es mejor un perro grande y es algo que intentamos explicar cundo alguien de estas características viene a por uno.

JV: Se les entrevista para saber las condiciones de la casa y el tiempo que van a poder dedicarle. La mayoría de las veces la gente que viene a adoptar está preparada para cuidarlos.