Biblioteca Municipal de Aranjuez 'Álvarez de Quindós'. Foto: EPDA.

La Biblioteca Municipal Álvarez de Quindós ha celebrado este 2017 su 70 aniversario. Setenta años de historia acogiendo a miles y miles de ribereños en sus horas de estudio y lectura; transportándolos a través de la literatura desde Aranjuez a cualquier lugar y periodo de la historia; derribando las barreras del conocimiento desde la posguerra; y permaneciendo como un motor cultural de plena vigencia en el siglo XXI.

La Biblioteca se emplazaba, hasta 1993, en la Casa de Atarfe. La actual directora, Carmen Dones, el pasado mes de noviembre cumplió tres décadas en el cargo y ya trabajaba allí antes del traslado al Centro Cultural Isabel de Farnesio. Explica que “la evolución en este tiempo ha sido enorme. Cuando empecé diría funcionábamos de forma parecida a como debía ser en el siglo XIX: hemos pasado de tener una máquina de escribir y las fichas en papel a tenerlo todo digitalizado. Esto nos permite ser mucho más eficientes. Internet ha revolucionado las bibliotecas tanto para los que trabajamos en ellas como para los usuarios, que ahora pueden acceder al catálogo de forma mucho más rápida”.

“Hay un núcleo importante que son los estudiantes, pero también, como en Aranjuez hay una población lectora bastante amplia, hay mucha gente asidua a la biblioteca que viene de forma frecuente”, explica Dones. Los categoría más solicitada es la narrativa. No obstante, en los últimos años, al haberse incorporado fondos de la UNED, y de los primeros años de distintas carreras universitarias, ha crecido de forma significativa el préstamo de volúmenes especializados.

En los primeros 10 meses de este 2017 han accedido a la biblioteca 23.357 usuarios realizando 56.107 consultas y préstamos. Y, solo este año, el número de inscritos ha crecido en 708 personas, que ya pueden acceder a los 74.795 fondos de la Biblioteca Álvarez de Quindós.

Desde el centro destacan el acercamiento a la lectura de ciudadanos de todas las edades. No obstante, aunque hay gran afluencia de niños que consumen literatura infantil hasta los 11 o 12 años, el consumo cae entre los adolescentes, para volver a recuperarse con la llegada a la mayoría de edad.

Literatos en la historia de biblioteca

La Biblioteca Municipal de Aranjuez celebra todos los años la Semana del Libro y hasta 2008 organizaba una Feria del Libro. Ambos eventos han acogido a numerosas personalidades del mundo literario como Javier Marías, Ana Rossetti, Juan Manuel de Prada, Ángeles de Irisarri, Ricardo de la Cierva, Soledad Puértolas, Juan Madrid, Alfonso Ussía o Ana María Matute.

Figuras próximas al municipio como José Luis Sampedro o el periodista Mariano de la Banda participaron en estas actividades en repetidas ocasiones. Además, todos los años distintas personalidades del mundo de la cultura en Aranjuez se dan cita en la biblioteca para fomentar la lectura, dar conferencias o presentar sus obras.

La primera biblioteca municipal de la Región de Madrid

La biblioteca municipal de Aranjuez fue la primera biblioteca pública de la región de Madrid, según atestigua un estudio del Cronista Oficial José Luis Lindo. El historiador, explica a El Periódico de Aranjuez que, aunque el Consistorio data la creación de la biblioteca en 1947, “la inauguración tuvo lugar en la primavera de 1944 e incluso hubo un intento previo, en 1937, de crear una Biblioteca Campesina”.

José Luis Lindo, autor de un documento historiográfico titulado “En Aranjuez, la primera Biblioteca Municipal de la Región Madrileña”, sitúa de 1869 los primeros intentos instaurar una biblioteca en el municipio, aunque en aquella ocasión, y en otras sucesivas durante la segunda mitad del siglo XIX, el proceso no llegó a desarrollarse.

Finalmente, en 1943, el entonces alcalde, Vicente Lloret Pérez, escribió al Ministro de Educación para comunicarle su “intención de invertir en la obra de la Biblioteca la mayor suma que permitiesen las arcas municipales, y solicitaba al Ministerio una cantidad importante para dotarla de fondos”, explica el Cronista en su texto.

En noviembre de ese año la Corporación Municipal acordó crear la biblioteca, que vería la luz pocos meses más tarde, en la primavera del 1944, según relató en primera persona al Cronista el responsable de ponerla en funcionamiento, el empleado municipal Francisco García Vaso, y “corrobora el Directorio de Bibliotecas de la Comunidad de Madrid”.

Desde entonces la biblioteca ha permanecido como reducto confortable, útil y seguro para estudiosos y amantes de los libros.